Los dones del Espíritu Santo

mayo 18, 2011 | en: Avivamiento Espiritual

Los dones del Espíritu Santo: avivamiento espiritual

Tag it: losdonesdelespiritusanto 1.35 Mb

El manual que usted tiene en sus manos fue diseñado bajo la dirección del
Espíritu Santo de Dios. En el mismo queremos que Dios obre a través de su
palabra, pero más que todo, que podamos entender cual es el propósito de los
dones en el cuerpo de Cristo. Este material esta diseñado en 13 lecciones
donde conoceremos quien es el Espíritu Santo y también sobre los 9 dones
dados a los hombres.

¿Quien es el Espíritu Santo? Si realmente queremos conocer a Dios, debemos no solo conocer a su Hijo
sino también al Espíritu Santo. Hablar del Espíritu Santo es más que una
conversación, es más que un estudio. El es la tercera persona de la Trinidad
Divina. El es nuestro consolador, nuestro amigo y el que esta con nosotros
siempre (a los que han recibido a Jesucristo como Señor y Salvador). Al leer la
Santa Biblia, podemos descubrir que desde el principio ha estado trabajando y
tomando un papel importante en la historia de la humanidad. Padre, Hijo y
Espíritu Santo
siempre han existido y siempre existirán. Si lo pudiéramos
comparar diríamos que El Padre es el ejecutivo, El Hijo es el arquitecto y El
Espíritu Santo el contratista.
Para comenzar con el tema más profundo, veremos su función desde El
principio.
Génesis 1; 1-2 “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra
estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del
abismo, y El Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”
El Espíritu de Dios era un viento, un aliento, una ráfaga, una tempestad, un
torbellino. El Espíritu de Dios es el primer motor. El comienza a obrar de una
manera poderosa, y ¿acaso existe alguien que lo pueda impedir? La palabra
nos enseña que Dios hizo el mundo por su Espíritu
Job 26; 13 “Su Espíritu adornó los cielos; su mano creó la serpiente
tortuosa”.
Salmo 33; 6 “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el
ejercito de ellos por el aliento de su boca”
En al Antiguo Testamento lo vemos también actuando de una manera única.
Samuel 23; 2 “El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha
estado en mi lengua”

El siervo Samuel conocía muy bien quien era el Espíritu Santo, podía
diferenciar entre Jehová Dios y El Espíritu Santo.
Inclusive el apóstol Pedro estaba muy claro que desde un principio el Espíritu
Santo de Dios se movía primeramente sobre las aguas y después sobre los
hombres.
2 Pedro 1; 21 “porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana,
sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el
Espíritu Santo”
Podemos decir que antes de Adán, el Espíritu Santo ya estaba, antes del
Diluvio el Espíritu Santo hablo con Noé. Igual podemos mencionar a Abraham,
Moisés, David, Elías, Eliseo, Samuel, Josué y muchos hombres y mujeres de
Dios ya le conocían. Y en el mismo antiguo testamento tenemos ejemplo de
cómo El les ungió para llamados específicos.
José.
Génesis 41; 38 “y dijo Faraón a sus siervos: ¿acaso hallaremos a otro
hombre como este, en quien esté el espíritu de Dios?
Moisés.
Números 11; 17 “Y yo descenderé y hablare allí contigo, y tomaré del
espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del
pueblo, y no la llevaras solo”

Josué
Números 27; 18 “Y Jehová dijo a Moisés: Toma a Josué hijo de Nun,
varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre el”
Otoniel.
Jueces 3; 10 “Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y juzgo a Israel, y
salió a batalla, y Jehová entregó en su mano a Cusan-risataim rey de
Siria, y prevaleció su mano contra Cusan-risataim”
Gedeón.
Jueces 6; 34 “Entonces el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón, y
cuando éste tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con el”
Jefté.
Jueces 11; 29 “Y el Espíritu de Jehová vino sobre Jefté; y pasó por
Galaad y Manasés, y de allí pasó a Mizpa de Galaad, y de Mizpa de

Sansón.
Jueces 14;6-19, 15;14-15 “Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón,
quien despedazó al león como quien despedaza a un cabrito, sin tener
nada en su mano; y no declaro nada a su padre ni a su madre de lo que
había hecho” “Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y descendió a
Ascalón y mató a treinta hombres de ellos; y tomando sus despojos, dio
las mudas de vestidos a los que habían explicado el enigma; y
encendido en enojo se volvió a la casa de su padre” “Y así que vino
hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu
de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se
volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de
sus manos. Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la
mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres”
Saúl.
1 Samuel 10; 10 “Y cuando llegaron allá al collado, he aquí la compañía
de los profetas que venía a encontrarse con él; y el Espíritu de Dios vino
sobre él con poder, y profetizó entre ellos”
David.
1 Samuel 16; 13 “Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en
medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de
Jehová vino sobre David”
Elías.
2 Reyes 2; 16 “Y dijeron: He aquí hay con tus siervos cincuenta varones
fuertes; vayan ahora y busquen a tu señor; quizá lo ha levantado el
Espíritu de Jehová, y lo ha echado en algún monte o en algún valle”
Eliseo.
2 Reyes 2; 15 “Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó
al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a
recibirle, y se postraron delante de él”
Azarías.
2 Crónicas 15; 1 “Vino el Espíritu de Dios sobre Azarías hijo de Obed”
Ezequiel.
Ezequiel 2; 2 “y luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó
sobre mis pies, y oí al que me hablaba”


Puedes seguir leyendo:



Comment Form

 


Ultimos Comentarios