Los Salmos

LOS SALMOS
Himnario
de los hijos
del Pacto

PRÓLOGO A LA EDICIÓN ESPAÑOLA
El subtítulo de este libro, el primero de dos tomos acerca del
libro SALMOS, también podría ser: “Los Salmos, ¿cómo se les
debe leer y cantar?”, porque esta publicación quiere ser una
guía en el estudio de los Salmos, y no un comentario completo
a todos ellos. Quiere, en fin, dar algunas claves para permitirte
comprender lo que lees. El autor lo intenta exponiendo
primero algunas palabras clave, y después comentando un
número limitado de salmos -unos 25 entre los dos tomos- en
los que también se encuentran conceptos centrales del Libro
de los Salmos. De esa manera, esta publicación te ofrece una
serie de principios de la Sagrada Escritura para la exposición
de la misma.
¿Cuál es la actualidad de los salmos para nosotros, creyentes
novotestamentarios?
La respuesta es, que el Espíritu Santo, autor inspirador de
los escritores de los salmos, nos estimula a actualizarlos en nuestra
propia vida.
Los salmos nos enseñan a humillarnos si caímos en pecado
(Sal. 32). Los salmos responden a la pregunta de ¿quiénes
morarán con Dios? (Sal. 15 y 24). Los salmos enseñan a suplicar
la justicia de Dios cuando nosotros o nuestros hermanos
en otra parte del mundo somos perseguidos (Sal. 35). Los
salmos nos enseñan a implorar humildemente reconstitución
cuando la iglesia, por culpa propia, se ha dividido (Sal. 74 y
79). Los salmos nos recuerdan que la “naturaleza” no sólo nace,
sino que también es sustentada por las manos del Creador (Sal.
29 y 104). Los salmos cantan acerca de la navegación marítima
(Sal. 107), acerca de la siembra y de la cosecha (Sal. 65
y 126). Los salmos tratan de toda la amplia vida cristiana, y
nos hacen darnos cuenta que el SEÑOR ha llevado toda esa
vida bajo la cúpula protectora del Pacto.
Sí, es cierto, el Nuevo Pacto es más excelente que el Antiguo
(por el mejor derramamiento de sangre, cf. He. 9: 14-15),
y la apelación a nuestro corazón es bastante más seria ahora
que nosotros ya no vivimos más bajo la ley, sino bajo la
gracia. Pero, quien profundiza en los salmos, llegará a comprender
que los tesoros y dones del Espíritu Santo ya se nos
ofrecen allí tan excelentemente que sólo para nuestro propio
perjuicio podríamos desentendernos de ellos. Pues él es quien
nos instruye en los temas que, según la voluntad de Dios, tendrán
un lugar en nuestras oraciones.
Así pues, el conjunto de salmos de la Biblia es como un lugar
en que ejercitarnos en nuestro trato con Dios nuestro SEÑOR
al orar y al cantar. Quizá pueda también suscitar interés para
cantar salmos en los cultos de la Palabra y Sacramentos. A este
respecto, la colección que FELiRe ha presentado en su LIBRO
DE ALABANZAS ofrece una posibilidad magnífica; y así se podría
elevar una alabanza unánime sobre los continentes, y resonar
hacia el trono de Dios.
Concluimos con una justificación concreta. El traductor, Rev.
J. T. Sanz, ha traducido a conciencia el libro del Rev. F. van
Deursen, titulado PSALMEN. Pero se han dejado a un lado detalles
que serían incomprensibles para nuestros lectores hispanohablantes,
porque se refieren a situaciones locales holandesas.
Además, es preciso mencionar que el Rev. van Deursen, al escribir
este libro estudió y consultó muchos comentarios y otras fuentes
que justificó en notas que nosotros (previa consulta con el autor)
hemos suprimido porque la barrera idiomática impide que
nuestros lectores puedan consultar esas fuentes holandesas.
T. HUIZENGA
(FELIRE)
salmos

Presione aquí para descargar: Los Salmos



Ultimos comentarios
  1. azucena cruz
  2. azucena cruz

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Recibe Libros Cristianos GRATIS en tu Casilla de Correo: