NO HAY OTRO EVANGELIO (Sermones de C. Spurgeon)

Con referencia a los sermones que tienes en tus manos, lector, Spurgeon comentaba: “Nada más

zahiriente queda por decir en contra de ellos que no se haya dicho ya; las formas más externas de

vejación ya se han agotado; se ha llegado ya al no va más del vocabulario libélico, y las críticas

más mordaces ya no dan más veneno”. Con todo, Spurgeon se gozaba en el glorioso hecho de

que Dios había estampado estos sermones con el sello de numerosas conversiones genuinas. Y

aun después de la muerte del gran predicador, el Espíritu de Dios se sirve de estos mensajes -que

son locura y escándalo a la mente carnal- como medio de salvación para muchos pecadores.

(Uno de los traductores de estos sermones fue alcanzado por el poder de la gracia de Dios a

través de la lectura de los mismos en su versión original).

Spurgeon se alzó ante la rutina y la superficialidad. El Señor usó para desempolvar las Biblias

de una multitud de “cristianos del domingo”, y despertarlos a la realidad de su condición. Y eso

no podía conseguirse por la predicación del Spurgeon tradicionalmente conocido por los lectores

hispanoparlantes. Era necesaria la publicación de sermones íntegros de ese sirvo de Dios para

que fuese por fin conocido.

Acostumbrados como estamos a la predicación superficial y soporífera de nuestro tiempo, la

lectura de estos sermones causará, por necesidad, revuelo espiritual en los círculos protestantes

de habla hispana. Estos mensajes son llamadas directas al espíritu y exigen -como contestación-,

un examen profundo de nuestra pretendida fe cristiana.

No tengas temor, tú que nos lees, de contrastar tus creencias y examinarlas a la luz de la

Escritura. “Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas

antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma”

(Jeremías 6:16). ¿Contestarás: “No andaremos”? La voz que resuena en estos sermones es la del

atalaya, y dice: “Escuchad la voz de la trompeta”. Por amor de tu alma no respondas: “No

escucharemos”. Publicamos estos sermones, no sólo para que se conozca al verdadero Spurgeon,

sino -sobre todo- para que se conozca el verdadero Evangelio:

EL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS.

LOS EDITORES

Presiona aquí para descargar: NoHayOtroEvangelio (Spurgeon)


Ultimos comentarios
  1. Cesar Humerez
  2. admin

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Recibe Libros Cristianos GRATIS en tu Casilla de Correo: