Salmo

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios (Salmo 46.10) por Jonathan Edwards ESTE salmo suena como un himno de la iglesia en tiempos de grandes convulsiones y desolaciones en el mundo. Es por eso que la iglesia se gloría en Dios como su amparo, su fortaleza y su pronto auxilio, aun en tiempos de […]

El tesoro de David

el_tesoro_de_david-_spurgeon Este Salmo puede ser considerado como el Salmo prefacio, puesto que en él hay una idea del contenido de todo el libro. El deseo del Salmista es enseñarnos el camino a la bienaventuranza y advertirnos de la destrucción segura de los pecadores. Éste es, pues, el asunto del primer Salmo, que puede ser considerado,

Scroll al inicio